¿En alguna ocasión ha sido herido emocionalmente? ¿Has sentido alguna vez una emoción en su pecho como si su corazón se estuviera rompiendo?

El corazón es el centro de su Ser. De hecho, las investigaciones actuales indican que el corazón puede ser un segundo cerebro, un cerebro más poderoso que el que está sobre sus hombros. Un cerebro que está plenamente activo cuando usted está dando y recibiendo amor puro y actos de devoción pura y generosa. Es a través de nuestro corazón que damos y recibimos amor.

Pero nuestros corazones son vulnerables a heridas emocionales. Algunas veces, las emociones atrapadas se crean en el cuerpo, y algunas veces estas emociones atrapadas se alojan en el área del corazón.

Puesto que todo lo que existe no es nada más que pura energía, por su propia naturaleza, una emoción atrapada no es diferente de ello, y consiste en energía pura.

Bueno, algunas veces su mente subconsciente tomará esa energía extra que ahora está en el área del corazón, y la convertirá literalmente en un “muro”. ¿Por qué? Para proteger su corazón de ser lastimado; para evitar que su corazón sea roto por completo.

Yo creo que los Muros del Corazón nos afectan en dos maneras. Primero, bloquean la energía del corazón evitando que fluya a través del cuerpo; esto hace más difícil para el cuerpo curarse a sí mismo, y puede ocasionar síntomas físicos, particularmente en el cuello, espalda alta y hombros. Segundo, nos bloquean para abrir plenamente nuestros corazones hacia los demás.

Básicamente, un muro de corazón lo hará insensible a los demás y va a hacer que sea más difícil que usted sienta emociones y se conecte con los demás. Cuando usted se dé cuenta que la mente coloca el Muro del Corazón para protegernos en primer lugar, todo tiene sentido, pero si usted tiene un Muro del Corazón, le va a ser más difícil ser capaz de recibir y dar amor libremente.

Cuando se retira el Muro del Corazón del cuerpo, la diferencia algunas veces puede sentirse de inmediato. En otras ocasiones, el cambio es más sutil y toma lugar con el tiempo. Uno de los principales motivos por los cuales enseño los seminarios del Código del Cuerpo, y el motivo principal por el cual escribí “El Código de la Emoción” es el fenómeno del Muro del Corazón. No tengo esperanzas de liberar suficientes Muros del Corazón en toda mi vida para hacer una gran diferencia en el mundo. Pero si suficiente número de individuos aprenden cómo liberar estas emociones, muchos corazones pueden ser “liberados”, y el nivel de amor y comprensión en el mundo se incrementará. De esta pequeña manera, puede que realmente nosotros cambiemos al mundo.

He aquí algunas experiencias de la vida real de cómo los Muros del Corazón pueden afectarte:

Para cuando el Dr. Nelson liberó mi Muro del Corazón, yo tenía aproximadamente 51 años de edad y había trabajado en la compañía Walt Disney durante 22 años. Era una carrera emocionante y ocupada, llena de viajes alrededor del mundo y de gente creativa y brillante. Yo tuve ahí una maravillosa familia y muchas amistades cercanas, pero nunca me había casado. No estaba en contra del matrimonio pero tampoco me moría por casarme. No era un problema. Mi vida estaba plena.

Más tarde ese año, dos de mis amigos estaban planeando un viaje a China. Me pidieron que me uniera ellos, pero les dije que estaba muy ocupada en mi trabajo. Ello siguieron insistiendo. Era como tener una mano invisible en mi espalda, empujándome en dirección hacia China. Pensando que si alguna vez yo quisiera ir a China, debiera ir, fui.

El viajar en China estaba un poco restringido en ese momento, así que fuimos en un grupo. Había un maravilloso caballero en el viaje, un abogado que había estado divorciado por más de siete años. El vivía en Newport Beach, a unas 40 millas de mi hogar al norte de la costa de California. Nos conocimos mutuamente en una manera bastante casual durante nuestro tour en China.

En el avión de regreso a casa, nos sentamos juntos y él me pidió salir con él en el siguiente fin de semana. Salimos juntos durante un año. Él me propuso matrimonio el día de acción de gracias y nos casamos seis meses después. Yo tenía 53 años.

Al reflexionar sobre el tiempo en que el Muro de mi corazón fue eliminado, me doy cuenta de que las cosas no eran las mismas. Comencé a abrirme a la idea de tener a alguien en mi vida “para amar y respetar” y de quien cuidar tanto que cuidase de mí. Ello ocurrió a nivel sentimental. El encontrar a alguien con quien compartir mi vida se sentía como el siguiente paso. Había una nueva prontitud que no había sentido antes. Debió haber sido el retirar ese muro invisible – que yo ni siquiera sabía que estaba ahí – lo que me permitió dejar entrar a mi vida a este maravilloso hombre.

Así que para todos ustedes que piensan que las mujeres no se pueden casar después de “una cierta edad”, hagan que les retiren su Muro del Corazón, manténganse abiertas a las posibilidades que la vida tiene por ofrecerles y recuerden mi historia. Ahora estamos cercanos a nuestro quinto aniversario, recién nos mudamos a nuestro nuevo hogar en la costa de California con vista al océano y a la isla Catalina y estamos viviendo un cuento de hadas.

Gracias Dr. Nelson.
Lynn R.

Miranda es un perfecto ejemplo de cómo el Muro del Corazón puede interferir con su vida amorosa. Ella era una atractiva enfermera de 38 años de edad quien llegó a mí sufriendo de dolor en el cuello. Durante el curso de la evaluación, ella mencionó que no había salido con alguien en años y que no tenía interés en tener ningún tipo de relación con los hombres. Cuando la examiné, no fue sorprendente el encontrar que ella tenía un Muro en el Corazón.

Ocho años antes, el corazón de Miranda había sido roto en una relación con un hombre a quien ella había amado profundamente. En un esfuerzo de proteger su corazón de experimentar ese tipo de dolor y daño otra vez, su mente subconsciente había creado un Muro del Corazón.

En el caso de Miranda, tres emociones permanentes habían estado atrapadas en su cuerpo durante todos estos años, bloqueándola a experimentar una relación amorosa. Ella no tenía idea de que estas emociones atrapadas eran la causa subyacente mayor del dolor que estaba experimentando en el cuello. El dolor en su cuello había estado presente por algún tiempo, se consideraba crónico y aún un poco misterioso por parte de los otros doctores a quienes ella había consultado, puesto que nada pareciera eliminarlo.

Una por una, liberamos cada una de estas emociones. Al final, le pregunté a su cuerpo si el Muro del Corazón había sido liberado finalmente. Su cuerpo dijo que se había ido por completo.

Yo no volví a ver a Miranda durante tres meses. Cuando lo hice, ella lucía increíblemente feliz. Yo le pregunté qué había cambiado y ella emocionada me dijo, “¡todo!”. Ella me contó que su dolor en el cuello se había ido para siempre. Pero había mucho mejores noticias que eso.

“Justo después de que lo vi por última vez”, ella dijo, “me encontré con mi novio de la infancia. No lo había visto desde la escuela primaria. Pero resultó que había estado viviendo justo en la esquina de mi casa – a menos de una cuadra de distancia – por casi ocho años. Comenzamos a salir y algo surgió entre nosotros. ¡Estamos enamorados! Yo creo que él me va a pedir que me case con él”.

La mujer que había entrado en mi oficina quejándose de dolor en el cuello y maldiciendo los hombres se había ido para siempre. Ella era una persona completamente nueva.

“Muchas gracias por ayudarme, dijo Miranda”. Si usted no hubiese liberado mi muro en el corazón, honestamente no creo que esto hubiera pasado. Antes estaba muy cerrada”.

Cuando las emociones atrapadas y los Muros del Corazón son liberados, a veces la gente considera que finalmente puede sentir de nuevo. Ellos pueden dar y recibir amor libremente por primera vez en un largo tiempo. En este estado, cosas muy interesantes y maravillosas pueden ocurrir.

Como se Supone que Debemos Vivir

Así es como se supone que debemos vivir. Debemos vivir vidas vibrantes y saludables, llenas de amor y gozo. De todas las emociones, el amor es la más pura y tiene la vibración más alta. El amor, esa emoción más poderosa y más popular de todas, se genera en el corazón y se recibe por el corazón.

Cuando se tiene un Muro del Corazón, usted no va a ser capaz de dar amor tan bien como debiera, debido a que la energía del amor que está en su corazón no puede salir.

Al mismo tiempo, el amor que está siendo radiado en dirección de usted por otras personas se bloquea en cierto grado.
Como resultado, usted puede ir por la vida de alguna manera aislado de los demás, por causa de los traumas emocionales que ha enfrentado y del muro subconsciente que literalmente existe alrededor de su corazón. Los traumas fueron lo suficientemente genuinos y no hay duda de que ocasionaron más dolor del que su cuerpo pensó que pudiera soportar sentir de nuevo – esa es la razón por la cual el Muro del Corazón tiene sentido en ese instante. Pero hasta que usted lo derribe, usted estará atrapado detrás de él en cierto grado, menos capaz de alcanzar y conectar con la gente, aún la gente a quien ama más.

La importancia de retirar el Muro del Corazón de su persona y de sus seres queridos no puede ser sobreestimada. En la práctica, he encontrado resultados profundamente increíbles provenientes de la liberación de las emociones que forman el Muro del Corazón. He visto a gente suicida y deprimida vencer por completo su depresión y recuperarse después de que se le retiró el Muro del Corazón. Yo he visto gente joven aparentemente inalcanzable, muy enojada que estaban obteniendo calificaciones bajas, cambiar su vida por completo. He visto la increíble serenidad que la gente vuelve a obtener cuando sienten una conexión con la gente que nos rodea. Aún gente relacionada con nosotros que por primera vez en sus vidas pueden verdaderamente sentir el amor de Dios por ellos.

Imaginen…