Como cualquier amante de los animales diría, los animales también tienen sentimientos. Quizás no sean capaces de hablarle acerca de ellos, pero si usted mira su comportamiento y aprende a conocerlos, usted pronto será capaz de reconocer sus sutiles cambios de emoción.

Aún sin palabras, los animales expresan sus emociones claramente. Cuando ocurren eventos que perturban las emociones, los animales pueden sufrir de emociones atrapadas al igual que las personas.

Secuestran a Twiggs

Un pequeño Lhasa Apso llamado Twiggs es un perfecto ejemplo. Sus propietarios, Brett y Cathy, me contaron su historia cuando lo trajeron.

Unos cuantos meses atrás, ellos habían estado paseando en las laderas de las colinas cercanas a San Juan Capistrano. Twiggs, quien era muy curioso y adoraba explorar, había trotado camino abajo unos de 50 o 60 pies en el camino frente a ellos. De repente, hubo un murmullo entre las hojas y un coyote emergió del arbusto al lado del camino. Un segundo después, el coyote se marchaba corriendo con Twiggs entre sus mandíbulas. Brett y Cathy apenas tuvieron tiempo de reaccionar cuando ya se había ido. Ellos persiguieron al coyote entre los árboles, pero no había nada que pudieran hacer.

De regreso a casa, descorazonados, se resignaron a la pérdida de su perro. Aún se encontraban en duelo cuatro días después, cuando Twiggs apareció frente a su puerta. Se mantuvo ahí temblando, su pelo todo enmarañado y sangrando, feliz de estar en casa. Ellos lo llevaron a prisa al hospital veterinario, en donde el veterinario suturó sus heridas, le dio antibióticos y salvó la vida.

“Fue como un milagro”, Cathy dijo, acariciando a Twiggs, mientras lo sujetaba cómodamente en sus brazos. “¡Estábamos tan aliviados!”

“¿Entonces qué es lo que parece ser el problema?” Pregunté.

“Él simplemente ya no es el mismo perro”, Brett explicó. “Él nunca ladra ni persigue nada. Parece haber perdido su interés en la vida”.

“Y tiembla todo el tiempo”, dijo Cathy, sosteniendo a Twiggs para que yo pudiera constatar cuánto estaba temblando.

“El veterinario dice que puede haber daño neurológico”, agregó Brett. “Dijo que no hay nada que pueda hacer. Probablemente es permanente”.

Cathy puso a Twiggs en la mesa, para que yo pudiera examinarlo. Revisé si había una falta de alineación en la espina dorsal. Encontré unas cuantas, como había esperado, y las ajusté.

“La cosa es”, dijo Cathy, “Nos preguntábamos si deberíamos sacrificarlo…”.

“Su calidad de vida ya no es muy buena”, dijo Brett. “Él nunca ladra ni corre como solía hacerlo. Tenemos que llevarlo en brazos a todos lados. Su curiosidad se ha ido. Parece que está sufriendo todo el tiempo”.

Todos miramos a Twiggs, sentado en la mesa de ajustes, tembloroso, con una mirada asustada y miserable en sus ojos.

Yo solamente podía imaginar el terror que debió experimentar cuando fue atacado y llevado y decidí que era probable que estuviese sufriendo de una emoción atrapada. Después de obtener el permiso de Brett y Cathy, yo les expliqué la prueba por representante y le pedí a uno de ellos que actuase como sustituto para Twiggs.

Cuando pregunté si él tenía una emoción atrapada, la respuesta fue “Sí”. Yo asumí que la emoción sería miedo o terror. Al estrechar la lista de las emociones, lo que surgió fue sorprendente. La emoción que llenaba el corazón y el alma de este pequeño can al momento que fue llevado por el coyote no era terror, ni nada como eso. Era tristeza.

Al ser llevado en las mandíbulas del coyote, todo en lo que Twiggs podía pensar era que nunca más iba a ver a Brett y a Cathy de nuevo, y el pensamiento lo sobrecogió con tristeza.

Una vez que identificamos la emoción atrapada, rápidamente la liberé con un imán y el tratamiento se había terminado.

Cuando coloqué a Twiggs en el piso, ¡él despegó como un bólido! Corrió por el pasillo hacia el cuarto de espera. Cuando entró por primera vez en el cuarto de espera, en los brazos de Cathy, había estado temblando tan fuerte que no había notado que había gente ahí. Ahora, él saludaba a cada paciente con muchos ladridos saludables. Después se apresuró por el pasillo y metió su cabeza en cada cuarto, ladrando por lo menos una vez, hasta que finalmente terminó frente a Brett y Cathy, meneando su rabo felizmente.

Fue una asombrosa e instantánea transformación. Todos estábamos anonadados y movidos por esta cura milagrosa. De acuerdo a los dueños, Twiggs dejó de temblar a partir de aquel momento y su personalidad encantadora e inquisitiva regresó. Lo grandioso acerca de las pruebas en animales en búsqueda de emociones atrapadas es que lo que ves es lo que tienes. Los animales no fingen que se están sintiendo mejor solo para hacerte sentir feliz. A menudo el efecto es inmediato, y bastante profundo.

Twiggs parecía saber que estábamos intentando ayudarlo. Y cuando de repente se sintió mejor, el cambio fue obvio ¡para todos!

Asombrosas Historias de Caballos

Nuestros hijos estaban tomando lecciones de montar en un parque ecuestre del local y terminamos tratando a los caballos del propietario en busca de emociones atrapadas. El dueño cuenta la historia aquí:

Había estado involucrado con entrenamiento de caballos y monta desde que tenía 14 años de edad. Ahora soy propietario y opero instalaciones ecuestres. Compito con regularidad en eventos de la Asociación Nacional de Monta Ecuestre (NRHA por sus siglas en inglés) alrededor del país con mis caballos.

Conocí al Dr. Nelson y a su esposa Jean hace un año más o menos, y he tenido el privilegio de tenerlos a ambos trabajando en algunos de mis caballos, con resultados asombrosos y me gustaría compartir con ustedes lo que yo he visto.

Todos mis caballos son un cuarto de milla, y están considerados caballos para rodeo de ganado. Mi caballo favorito se llama Newt. Ahora tiene 14 años de edad, y ha estado retirado por cinco años, lo cual es muy inusual para un caballo, pero Newt tiene algunos problemas. Hace unos 10 años, Newt se durmió sobre un hormiguero, y fue mordido repetidamente por las hormigas en una gran área de piel por encima de su cuarto trasero izquierdo. En un par de días, perdió todo el pelo en esa área, y nunca se recuperó realmente de ello. Aunque el pelo creció, dejé de mostrarlo hace cerca de 6 o 7 años, puesto que ya no podía trabajar más, y para mí era obvio que sentía dolor. Su nivel de energía era muy bajo, y parecía que de repente se había avejentado. Durante los últimos 5 años ha estado completamente retirado, pero yo lo he estado sacando un par de veces al año sólo un poquito, para darle algo qué hacer.

Con los años he traído a varios veterinarios a verlo, lo han tratado quiroprácticos y hasta intentamos terapia de choques eléctricos, pero nada funcionó en absoluto. Newt es un caballo muy valioso. Ambos abuelos suyos fueron provenientes de DocBarr en dos ocasiones, tanto de madre como padre. DocBarr es un caballo cuarto de milla muy famoso. El linaje de su madre se encuentra en los primeros 5 de caballos de monta y de suertes en el país.

Mientras el Dr. Nelson y Jean trabajaban en Newt, me dijeron que estaba sufriendo de emociones atrapadas. Específicamente, él tenía falta de control y nerviosismo desde los 2 años de edad. Esto era desde antes que yo lo tuviera, cuando había estado trabajando demasiado duro de una manera muy agresiva por parte de su propietario/entrenador anterior. Ellos dijeron que él tenía cierta clase de desconexión en su cuarto trasero izquierdo, a partir de las mordidas de hormigas también.

Desde que el Dr. Nelson y su esposa trabajaron en él, (él ha tenido un total de 1 tratamiento que duró cerca de 30 minutos) Newt es como nuevo caballo. De hecho, es como si de repente hubiera regresado a tener cuatro años de edad. Ahora puedo usarlo para rodear ganado, lo cual pone mucho esfuerzo en la espalda del caballo, sin problemas. Puedo ensillarlo y hacer que haga todos sus pasos, y él se desempeña al máximo de sus posibilidades. Es sorprendente para mí la forma en que actúa ahora. Está lleno de energía, y que jugar todo el tiempo. Después de haber estado retirado e incapaz de hacer casi nada por muchos años, ahora Newt está como nuevo.

Otro caballo que tengo se llama Buck. Probablemente es el mejor caballo que tengo, y es un hermoso caballito cuarto de milla color buckskin. Lo adquirí hace tres meses. Desde el inicio, estaba sufriendo de severa falta de energía y de confianza, y no tenía deseos de hacer nada. Él no quería trabajar. Da la casualidad de que yo sé cómo fue entrenado, y fue de una manera muy agresiva, por ponerlo en palabras amables. Mi pensar es que tú puedes hacer que un caballo trabaje con ese tipo de entrenamiento duro por cerca de un año, y después se acabó, porque el caballo finalmente dice, “Tú puedes herirme todo lo que quieras y que a mí no me importa. Estoy acabado”.

Bien, Buck había alcanzado ese punto, y él estaba acabado. Él odiaba su vida, odiaba su trabajo, y odiaba a la gente porque lo habían maltratado demasiado. El Dr. Nelson y su esposa lo revisaron, y encontraron emociones atrapadas de odio a la edad de 3 años (él sentía que su entrenador lo odiaba), depresión a la edad de 3 años, y otras emociones de sobrecogimiento, pánico, y falta de reconocimiento.

Desde entonces, Buck ha cambiado drásticamente. Su cadencia ha cambiado en un trote mucho más suave, y se siente mucho más relajado, que es la manera en que debería sentirse cuando yo lo monto. Además, ya no le tiene miedo a la gente y ya bajó su guardia. Él ahora es un caballo normal en todos los aspectos, a él le encanta trabajar ahora, y está lleno de energía. Es realmente asombroso. Es como un nuevo caballo.

El mes pasado, llevé a Buck a la exposición de NHRA, donde obtuvo 3er lugar de la cuenta de 30 cabezas en el tipo de evento semental, y 3er lugar en el evento de caballo entrenado. Estoy contento de decir que él venció al mejor caballo de su anterior entrenador por cinco puntos en este evento. El entrenar por medio del miedo puede funcionar por un rato, pero la confianza dura para siempre.

Yo no estoy seguro de cómo funciona el método del Dr. Nelson, pero estoy absolutamente convencido que las emociones atrapadas son reales. Es verdaderamente asombroso el ver este proceso terminado y ver los resultados que se obtienen. Sin que el Dr. Nelson supiera nada sobre la historia de los caballos, las emociones y cosas que surgieron eran exactamente lo que había ocurrido.

Yo he visto trabajar este método, y yo puedo ver y sentir los resultados en mis caballos. Cuando yo se lo intento describir a la gente ellos dicen que parece como Vudú. Todo lo que yo sé es que funciona, y es todo lo que me importa.

– Boyd Roundy, Utah

Más Asombrosas Historias de Caballos

Mi nombre es Debbie Spitzenpfeil. Soy una Entrenadora de Adiestramiento y Profesional Clínica a nivel IEF, y he practicado en Alemania con entrenadores Olímpicos. Después de ser dueña de un sitio de entrenamiento en San Juan Capistrano, en California durante 17 años con 23 caballos desde nivel Adiestramiento hasta Intermedio II, estoy ahora semi-retirada en Oregon con mi Semental Holsteiner, Revelation. Yo enseño en Clínicas de Alto Adiestramiento en Oregon, Colorado, y California además de ser juez en shows en esos estados.

Yo asistí al primer seminario en sanación magnética que el Dr. Nelson presentó en San Diego, California, en julio de 1998. Yo he usado sus métodos para liberar emociones atrapadas y he encontrado que es invaluable en el trabajo con caballos, así como con gente, y yo tengo muchas historias asombrosas que puedo compartir, pero aquí hay un par de las mejores.

Un caballo que estaba en adiestramiento conmigo por varios años cojeaba varias veces cada año. Teníamos tres diferentes veterinarios que lo observaban, recibía rayos x, iba al quiropráctico y le suministraban acupuntura, pero nada parecía funcionar durante esas temporadas. Era muy frustrante puesto que estábamos compitiendo con él y una nunca sabía cuándo esta misteriosa cojera ocurriría. Cuando yo aprendí El Código de la Emoción a través del ser una paciente del Dr. Nelson durante 10 años, así como de asistir a sus seminarios, comencé a utilizar el equilibrio energético en los caballos que estaban siendo adiestrados por mí.

Highlander tenía la cojera en el área de su corvejón derecho. Yo empecé a liberar su bagaje emocional. Él tenía un Muro del Corazón con un espesor de 29 establos. Fui capaz de eliminar la totalidad del Muro del Corazón. Él tenía problemas de abandono, rabia y resentimiento con su dueña, y una gran pena. Fui capaz de localizar hasta que tenía la edad de 5 años y estaba siendo llevado dentro de un tráiler. Él se había caído en el tráiler. La dueña nunca se detuvo para ayudarlo y él tuvo que yacer ahí durante todo el viaje. Le pregunté a la dueña si esto realmente había ocurrido y ella avergonzada admitió que había ocurrido. Ella simplemente no sabía qué hacer, continuó manejando con él en el tráiler hasta que llegó al lugar del evento. Highlander sabía que ella sabía, y tenía resentimiento por ello. Se sintió abandonado por ella.

Después de que fui capaz de aclararlo todo, él paso de estar completamente cojo en el corvejón a estar completamente bien en 10 minutos. Permaneció sano durante los siguientes tres años mientras lo tuve en adiestramiento. Solamente en dos ocasiones posteriores tuve que volver a limpiar sus emociones, y ello fue cuando vio caballos que no querían subir al tráiler y siento que ello volvió a llamar su pena. Pero él aún así se mantuvo saludable y ganó varios Campeonatos.

Otro caballo que yo estaba adiestrando en una clínica llegó con cojera. Nunca le había adiestrado antes. Le pregunté a su dueño si podía realizar la prueba muscular en el caballo para ver si era una cojera física o una emocional. Se trataba de una cojera emocional. Fui capaz de limpiar problemas de angustia sobre la pérdida de otro caballo que tuvo que ser sacrificado en su granero. Él lamentaba la muerte del caballo y ello hizo cortocircuito en muchos órganos y también en su corazón. Me tomó cerca de 10 minutos limpiarlo, después de lo cual él inmediatamente salió trotando tranquilo. Continuó así durante muchas Clínicas más hasta que fue vendido a otro hogar.

Yo he utilizado El Código de la Emoción en caballos que planeo comprar para ver si tienen cortocircuitos emocionales y si en realidad pueden ser adiestrados. Me ha ayudado enormemente en la elección de buenos caballos. Yo siempre estoy haciendo la prueba muscular a mis caballos en sus chequeos de salud. Yo considero que se encuentran físicamente más saludables y más felices debido a de los métodos del Dr. Nelson

– Debbie Spitzenpfeil, Oregon